Diego Torres: "'Color esperanza' no es un listón para mí, sino una bendición"

Tras arrancar nuevos registros de altura a la era del "streaming" con su reciente tema "Un poquito", éxito internacional firmado junto a Carlos Vives, el de "Color esperanza" sigue siendo para Diego Torres un hito difícil de igualar casi 20 años después.

"No me lo tomo como un listón. Al contrario, es una bendición que una canción pueda provocar algo tan mágico y que se mantenga viva", celebra en declaraciones para Efe el argentino en una fugaz visita a Madrid, en la que achaca esa longevidad de su tema más emblemático a que "la gente la convirtió en una bandera humana y en una canción de lucha... y está bueno que así sea".

Él mismo la interpretó recientemente en su participación en el concierto multitudinario "Venezuela Aid Live" que tuvo lugar en la ciudad colombiana de Cúcuta, con mensajes a favor de la libertad y de esperanza hacia el pueblo venezolano, algo que no gustó del todo a otro de los compositores del tema, su paisano Coti, contrariado por lo que él entendía como un uso político de esta creación.

"Me sonó particular que no me escribiera a mí, cuando lo ha hecho por otros motivos. Ya dije que cantar allí no era una cuestión política, sino humanitaria", precisó Torres, antes de añadir: "Tan libre como es él de decir lo que piensa, lo soy yo para decir lo que quiero y cantar donde quiero".

Y precisó que aunque le ha pasado en varios países, "la canción no se puede utilizar para ningún spot". "La gente la hizo tan especial que no hay política que pueda contaminarla", apuntó Torres.

El presente y no solo el pasado de Diego Torres también pinta de buen color, gracias a la acogida de "Un poquito" junto a Carlos Vives, que acumula 25 millones de reproducciones en Spotify como fruto del "trabajo en equipo despojado de egos" de dos viejos conocidos.

"Refleja cosas a las que igual la gente andaba dando vueltas en este mundo capitalista, como que no necesitamos muchas cosas para ser feliz y que está bueno enamorarse y ponerlo de moda de alguna manera", argumenta el argentino, que aprecia un cambio en este sentido, "con relaciones más rápidas" que las de antaño.