El actor Javier Bardem descendió a las profundidades del océano Antártico, con el fin de apoyar una campaña que busca crear la mayor área marina protegida del mundo.
 
En cuanto alcanzamos el fondo marino, me sentí abrumado por la increíble variedad de colores y de vida que nos rodeaba. No soy biólogo, pero encontrar un mundo rosado, amarillo y verde de corales y esponjas en el fondo del océano Antártico ha sido una absoluta sorpresa para mí", comentó el actor.
 
Greenpeace, denuncia que los pesqueros industriales tienen actualmente vía libre para extraer kril, un crustáceo clave en la cadena alimenticia de todo el ecosistema antártico, con el que se elaboran suplementos alimentarios.
 
La creación de un Santuario Antártico supondría ofrecer un refugio seguro para las más de 9.000 especies que habitan sus aguas, ya que implicaría la prohibición de su explotación por parte de los barcos de pesca industrial.